Leganes

Leganés y Betis se despidieron de la temporada de muy diferente manera. Una victoria simbólica que deja muy buena sensación a unos y una derrota bastante dolorosa para otros.
No hay billetes. Ese era el cártel que se colgó en Butarque para el partido de esta tarde. Nadie se quería perder el encuentro en el que no se jugaba nada (el Betis podía acabar quinto, aunque no dependía de él) pero que era tremendamente emotivo por todo lo que significaba.
Asier Garitano se despedía hoy del club que ha estado dirigiendo por cinco años y al que ascendió desde Segunda B hasta la máxima categoría, logrando incluso alcanzar una final de Copa. No era el único que decía hoy adiós, el argentino Mantovani, único futbolista que aún se mantenía en el club de aquella época, también acababa hoy su etapa con los pepineros.
En el otro lado también decían adiós a Rubén Castro, el delantero referente del club durante ocho años y que parece no seguirá la próxima temporada. En su mente, igualar el récord de máximo goleador histórico del club en Primera, para el que solo le faltaba un tanto.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Como ninguno de los dos clubes se jugaba nada, era el momento de dar minutos a jugadores menos habituales o que han arrastrado lesiones a lo largo de la temporada, como era el caso del portero Serantes en los locales. El cual se marcó un partidazo.
Se adelantó en el marcador el Betis con un gol de Campbell en el minuto 21, uno de esos hombres que este año ha jugado poco. Un pase largo de Rubén Castro lo puso mano a mano contra el guardameta, al cual batió con tranquilidad. Las cosas se le ponían de cara a los locales, cuando solo un par de minutos después Diego Rico fue expulsado por doble amarilla tras protestar airadamente la primera amarilla que le sacó el árbitro.
Riguroso castigo al que se sobrepusieron los de Garitano. Se plantaron bien en el campo y antes de la primera media hora consiguieron empatar gracias a un gol de Siovas en una magnífica jugada de estrategia.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
El Betis estaba falto de ideas y no originaba peligro. Todo lo contrario al Leganés, que impulsado por sus ganas de agradar a la afición peleaban cada balón. La recompensa llegaría cuando Guerrero en el 64’ le ganó un balón aéreo a Amat y su pase fue aprovechado por Siovas que marcó a placer.
Los locales tendrían algunas oportunidades muy bien atajadas por Serantes, aunque logarían finalmente el empate en un buen remate de cabeza de Sanabria. Pero el Leganés, dejo de darse por vencido siguió apretando a pesar de tener uno menos. Un tiro de Amrabat que salió mordido tras tocar en el pie de Rafa Navarro y en el que el portero Pedro pudo hacer mucho más supuso el definitivo 3-2.
Ya en el 88’ y con todo sentenciado, el entrenador local dio entrada Mantovani. La ovación de Butarque al argentino fue atronadora, en una de las despedidas más emotivas de esta jornada.
Una victoria de gran valor moral para el Leganés frente a los suyos, que demostraron fuerza y ambición a pesar de jugar con uno menos. Para el Betis una dura derrota que da una mala imagen al equipo, del que se esperaba mucho más a pesar de que ya tiene su clasificación para Europa asegurada.