Iniesta

Como mandando un mensaje de lo que iba a ocurrir a posteriori, Luis Aragonés realizó una reconstrucción paulatina que le dio a Andrés Iniesta el 6 que llevaba habitualmente David Albelda. El proceso no fue fácil, y de hecho el manchego sólo jugó un partido del Mundial 2006, con el pase ya decidido frente a Arabia Saudí en la última jornada de la fase de grupos. Iniesta aún no era titular indiscutible en el Barça, pero el sabio de Hortaleza tenía claro que por condiciones, el canterano culé representaba la llave para intentar dar el equipo al jugador por el que él apostaba de forma indiscutible: Xavi Hernández. Todo cambió en la selección española desde el momento en el que Zidane firmó el billete de vuelta a casa desde Alemania, y el pitido inicial del 10 de junio de 2008 frente a Rusia sobre el césped del Konrad Plautz significó un antes y un después.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
El camino fue lento, y de hecho España tuvo un arranque para aquella fase de clasificación a la Eurocopa realmente preocupante. Las derrotas consecutivas frente a Irlanda del Norte con aquel famoso hat trick de Healey y contra Suecia provocaron un vendaval de críticas hacia Luis Aragonés, que logró a partir de un importante triunfo ante Inglaterra en febrero de 2007 el cambio de dinámica definitivo, precisamente con un premonitorio gol de Iniesta. Aquella victoria en Old Trafford curaba las heridas justo antes del trascendental encuentro ante Dinamarca, que acabó con victoria. La fase de clasificación cambió su dinámica a partir de ahí, y fue precisamente en el encuentro de vuelta contra los daneses cuando puede señalarse el momento clave de la reconversión definitiva de la selección española. Aragonés juntó por delante de Albelda a Iniesta, Xavi, Cesc y Joaquín, y la imagen dada terminó de colocar al equipo entre los favoritos para ganar la Eurocopa de 2008.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Es difícil y probablemente injusto hacer afirmaciones categóricas de este tipo, pero con Andrés Iniesta existe un consenso que hace más sencillo señalarle como el futbolista más importante de la historia de la selección española. Por un lado, está el dato objetivo del gol del minuto 116 ante Países Bajos, que es indiscutiblemente el tanto más trascendente de todos los que marcó el combinado nacional. Por otro, su peso en el juego de la etapa más exitosa de la selección, que le mete en un debate con no más de dos o tres nombres. Y por último, una personalidad que ha calado en cada rincón del territorio nacional, prácticamente sin excepción. Su leyenda por tanto se asienta en varios pilares que confluyen de una forma idílica y difícilmente repetible.
Me pone en los pelos de punta. Poco más que añadir. Dar gracias eterna por haber podido ver a Andrés jugar y tristeza enorme por pensar en el vacío que va a dejar su marcha.
GRANDE ANDRÉS INIESTA!
La falta de un update vencedor entre 2014 y 2016 ponen el rendimiento del combinado español en cierta duda de cara al próximo Mundial de Rusia, pero el impacto de Julen Lopetegui en el equipo, un técnico mucho más dispuesto a intervenir que su predecesor.