Iniesta

Lo que hizo Aragonés debe verse con la perspectiva necesaria, porque la apuesta no fue en absoluto sencilla. El Barça de Pep nació después de las multitudinarias celebraciones por el éxito en Austria y no al revés, de modo que dar el timón del equipo a Xavi y a Iniesta nacía de la convicción más que de la realidad. De hecho, el positivo impacto de ambos en el juego de España durante la Eurocopa de 2008 es quizás su aportación más especial al combinado nacional, por el sencillo hecho de que el escenario para ellos fue el más exigente del ciclo 2008-2012. Fue un momento de cambio y como tal exigió evitar dudas y confiar en unas certezas que aún estaban por descubrir. Aragonés, además, tenía claro que su sistema debía de construirse a partir de Fernando Torres y de David Villa, por lo que las cadenas de pase en muchas ocasiones se saltaban en pos de la profundidad.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Aunque el recuerdo de aquella España haya quedado repleto de jugadas preciosas, lo cierto es que fue el periodo del periplo ganador más alejado del control. David Silva y sobre todo Andrés Iniesta ayudaron a implantando por fases gracias a su gestión del juego entre líneas. Más allá de que Andrés nunca haya sido un finalizador de jugadas y sí un creador de ventajas, desde el primer momento su cometido con una España en la que no jugaba Leo Messi, ha estado en generar ese desequilibrio un escalón más arriba. Con Aragonés funcionó al milímetro al tener dos puntas que querían acabar en zona de remate y por tanto, le obligaban a jugar en zona de tres cuartos si quería estar cerca de ellos. El impacto fue también defensivo, porque su lectura del achique es absolutamente espectacular para un jugador de sus condiciones, tan relacionadas con el ataque. Desde el carril interior izquierdo, Iniesta fue decisivo para que la presión pudiera terminar de ser armoniosa en un once en el que sólo Marcos Senna jugaba pensando dónde estar posicionado en caso de pérdida.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Esa Eurocopa de 2008 terminó de catapultar a Andrés al olimpo del fútbol, lugar en el que se asentó definitivamente tras la llegada de Pep Guardiola al Fútbol Club Barcelona. No es de extrañar que cualquier aficionado español sintiera un nudo en la garganta con sus problemas físicos durante el curso 2009/2010, que sólo le permitieron jugar 21 encuentros de liga y que le obligaron a perderse casi la totalidad del tramo final de campeonato. La derrota ante Suiza en la jornada inaugural en Sudáfrica y el obligado parón ante Honduras hicieron imposible de presagiar lo que llegaría a continuación. Del Bosque mantuvo en el arranque de Mundial la idea de tener a Villa y a Torres en su última línea, aunque con el guaje más enfocado a la diagonal desde la banda izquierda que a arrancar su movimiento sin balón desde el carril central, como había ocurrido dos años antes.
fue precisamente en el encuentro de vuelta contra los daneses cuando puede señalarse el momento clave de la reconversión definitiva de la selección española. Aragonés juntó por delante de Albelda a Iniesta, Xavi, Cesc y Joaquín, y la imagen dada terminó de colocar al equipo entre los favoritos para ganar la Eurocopa de 2008.