Argentina

Didier Deschamps se apartó del eufórico festejo de sus jóvenes jugadores tras el trepidante 4-3 sobre la Argentina para acercarse a un futbolista que parecía petrificado. Llegó desde atrás, por eso Lionel Messi no sabía quién lo estaba consolando. No podía ser Jorge Sampaoli, que apenas terminó el partido se fue al vestuario. El abrazo del técnico francés fue genuino, un gesto noble de alguien que en 1998 fue campeón mundial, ese objetivo que quizás ya nunca alcance el ‘10’ argentino.
Antes del Mundial, si se le preguntaba a los Messi si el de Rusia sería su último Mundial, la respuesta llegaba con convicción: “No, va a estar en Qatar, va a llegar bien aunque tenga 35 años, jugará más atrás, repartirá más juego en vez de ser el que defina, pero va a llegar bien”. Ahora habrá que dejar pasar un tiempo prudencial para plantear el mismo interrogante, porque la Copa del Mundo es ya, clarísimamente, el arcón de los malos recuerdos de Messi. Javier Mascherano le pidió que siga, pero podría suceder que Messi no quiera saber nada más con la selección.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Fanático de la celeste y blanca desde que era un nene, esa camiseta le hizo conocer los costados más duros del fútbol, aunque le haya dado también enormes alegrías. Si José Perkerman lo dejó en el banco en 2006 ante Alemania, en un partido en el que los locales veían con profundo temor la posibilidad de enfrentarlo, en 2010 sufrió a Diego Maradona como técnico. Brasil 2014 fue un logro con el subcampeonato, pero Messi falló en la final ante Neuer un gol que metió muchísimas veces en su vida,
llegando en diagonal desde la izquierda.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Es el día de hoy que, cuatro años después, nadie en su familia le habla de aquel gol que no fue. “Le duele demasiado”, explican. Seguro que duele, pero aquello fue al menos en la final. Rusia 2018, en cambio, entró en la historia como el Mundial más incomprensible en la carrera del crac del Barcelona, y no sólo por el adiós en octavos de final. Consuelo de tontos: si pasaron veinte años y nadie sabe a ciencia cierta qué le sucedió a Ronaldo en la final de Francia 98, bien pueden pasar unos días, semanas y, cómo no, años, hasta tener claro qué le pasó a Messi en la peor Copa del Mundo de su carrera. Las tres semanas en Rusia abollaron de forma importante su imagen de mejor jugador del planeta. Que Cristiano Ronaldo siguiera su camino un par de horas después sólo habla de lo competitivo que es el fútbol de hoy.
Brasil 2014, un Mundial de siete partidos para la Argentina, mostró a un Messi que fue de mayor a menor. Sin él no se hubiera superado la fase de grupos, pero con él no se pudo imponer una ventaja decisiva en la final. Rusia, en cambio, fue otra cosa, un casi permanente querer y no poder. O peor: la impresión de que por momentos lo abrumaba la certeza de que el asunto no tenía solución. Es bien cierto que la selección de Sampaoli fue caótica y cayó como pocas en el pecado habitual con Messi.

España

El DT aseguró que su equipo hizo una gran labor en el partido contra Rusia, “El equipo sabía qué quería conseguir. Hemos minimizado los errores. Compartimos el dolor que tenemos todos, veníamos a luchar por el Mundial. Es y ha sido un placer entrenar a este equipo. La pena de hoy (domingo) ha sido el resultado. Son magníficos profesionales”.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precioo, quien ha sido criticado por la prensa de su país, por el momento en el que se hizo cargo del equipo (dos días antes del mundial), aseguró, “Han sido profesionales, no hay ningún reproche – Autocrítica, mía. Yo he tomado las decisiones. El equipo se ha dejado la vida, se ha dejado la vida”, finalizó.
Tras una sufrida clasificación a octavos, España se enfrenta este domingo en Moscú a Rusia buscando su pase a cuartos, en un partido contra la historia y sus propias dudas, en el que ya no caben los fallos.
El equipo español, a la carga; los rusos no salen y solo Smolov espera en punta para los contragolpes, todos defienden el marcador y no dejan avanzar a los españoles, Iniesta con un panorama más claro lo intenta desde fuera del área pero su remate rebota en el muro ruso y Akinfeev se queda con la bola.
España busca el resultado pero no encuentra por dónde, los locales se cierran bien y los desbordes españoles siempre encuentran un defensor ruso para despejar. España 1-1 Rusia.
En el arranque del extra tiempo, los españoles intentaron sorprender, Aspas desbordó por la izquierda y el pase atrás fue despejado por la defensa rusa, los locales se salvaron.
Fedor Smolov tuvo la oportunidad de darle la victoria a su equipo, el delanteró aprovechó una mala salida de los españoles y el artillero envió su remate el lado derecho de la portería.
Tras tres tiros de esquina, los españoles llegaron y se aproximaron al área rival, Rusia aguanta con todos los hombres en su campo.
El portero de Rusia, Akinfeev, sacó una pelota importante faltando 5 minutos, el arquero atajó una pelota de Iniesta, el volante remató desde el borde del área, el rebote no fue aprovechado por Iago Aspas.
En el segundo tiempo, el equipo español ha intentado pero no ha podido crear alguna situación clara, la etapa complementaria ha sido muy floja, ambos equipos no proponen mucho y cuando lo hacen son desactivados por las marcas contrarias. España 1-1 Rusia.
David Silva intentó con la cabeza desde el centro del área un centro de Nacho, el del Manchester City no le dio dirección a su disparo.
España sufre en defensa, los rusos intentan aproximarse al área rival, Aleksandr Golovin disparó con la derecha desde el lado izquierdo del área y su remate pasó muy cerca del palo derecho del portero De Gea.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
España y Rusia se disputan la pelota en la mitad de la cancha, los de Hierro bajaron un poco el ritmo, Rusia fiel a su plan.
El equipo local se aferra a los tiros de esquina, Sergio Busquets evitó una llegada y envió al balón al tiro de esquina. El delantero Dzyuba es la punta de lanza, el artillero gana siempre de cabeza pero los españoles despejan la pelota.